14Mar 2019
Lupus, esa rara enfermedad

Autoinmune y con diferentes síntomas, el lupus puede tener consecuencias graves en la salud. A pesar de no tener cura, existen tratamientos para tener esta patología bajo control.

El lupus, una de las 8000 enfermedades poco frecuentes, puede generar lesiones irreversibles. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a 5 millones de personas en todo el mundo y a 28.000 argentinos, según datos extrapolados.

Si bien puede aparecer a cualquier edad, las mujeres entre los 15 y los 45 años son las más propensas a contraerla. Ello no quiere decir que niños, hombres y ancianos no puedan padecerla.

Aun, las causas del lupus se desconocen.  Se trata de una patología autoinmune y crónica. En ocasiones, es descripta como una enfermedad “invisible”, ya que cuenta con períodos de brotes y de remisión, y los síntomas varían con el correr del tiempo, lo cual dificulta su diagnóstico, incluso se diagnostica tardíamente.

Se presenta cuando el sistema inmunitario de tu organismo ataca tus propios tejidos y órganos. La inflamación causada por el lupus puede afectar distintos sistemas y órganos del cuerpo, incluso tus articulaciones, piel, riñones, células sanguíneas, cerebro, corazón y pulmones. Su signo más distintivo es una erupción cutánea en el rostro que se asemeja a las alas abiertas de una mariposa en ambas mejillas, aunque no aparece en todos los casos.

La mayoría de las personas con lupus tiene una enfermedad leve que se caracteriza por tener episodios —denominados «brotes»— en los que los signos y síntomas empeoran durante un tiempo, después mejoran o incluso desaparecen por completo durante una época.

Los signos y síntomas dependerán de los sistemas del cuerpo que se ven afectados por la enfermedad. Los más frecuentes son:

  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolor articular, rigidez e hinchazón
  • Una erupción en forma de mariposa en el rostro que abarca las mejillas y el puente de la nariz, o erupciones en otros lugares del cuerpo
  • Lesiones que aparecen en la piel o que empeoran con la exposición al sol (fotosensibilidad)
  • Dedos de los pies y de las manos que se vuelven blancos o azules cuando se exponen al frío o durante situaciones de estrés (fenómeno de Raynaud)
  • Falta de aire
  • Dolor en el pecho
  • Ojos secos
  • Pérdida de cabello.
  • Dolor de cabeza, desorientación y pérdida de la memoria

La inflamación causada por el lupus puede afectar diversas partes del cuerpo:

  • Riñones. Puede causar daño renal grave, y la insuficiencia renal es una de las principales causas de muerte en personas que padecen lupus.
  • Cerebro y sistema nervioso central. Si el lupus afecta el cerebro, pueden manifestarse dolores de cabeza, mareos, cambios en el comportamiento, pérdida de memoria, problemas de visión e incluso accidentes cerebrovasculares o convulsiones.
  • Sangre y vasos sanguíneos. Puede ocasionar problemas en la sangre, como anemia y un mayor riesgo de tener sangrado o coágulos sanguíneos. También puede causar la inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis).
  • Pulmones. Aumenta las probabilidades de contraer una inflamación en el recubrimiento de la cavidad torácica (pleuritis), que puede dificultar la respiración.
  • Corazón. Puede causar la inflamación del músculo cardíaco, las arterias o la membrana del corazón (pericarditis). Aumenta el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y de tener ataques cardíacos.

El lupus es una enfermedad de la reumatología, por eso es el reumatólogo es quien debería coordinar el seguimiento del paciente y derivarlo a otros especialistas de acuerdo al compromiso orgánico que tenga.

Como patología crónica, aun no encontraron una cura, aunque existen medicamentos  que apuntan no sólo a paliar los síntomas sino a apuntar lo que dispara

14 de marzo de 2019
Comentarios
Debes ingresar para poder comentar.

Aún no hay comentarios en esta nota.